Los cálculos renales son conocidos también como piedras en el riñón, urolitiasis o nefrolitiasis , y son uno de los trastornos urológicos más comunes en personas jóvenes y adultas.

Estos cálculos renales se forman por la acumulación de minerales, como el calcio y sales, en los riñones, y al irse acumulando se dificulta su paso a lo largo del uréter hacia la vejiga y fuera del cuerpo, generando dolor muy intenso en el paciente al orinar.

La producción de piedras en los riñones no se debe a una única causa específica, de hecho, el abuso en la ingesta de alimentos es la principal causa de este padecimiento comer en exceso ya que también pueden originarse a partir de la concentración de ácido úrico y cistina. Demasiados vegetales, demasiada sal, demasiadas aves de corral o carnes rojas pueden ser el punto de origen de su afección. Estudios recientes informan que beber una lata de refresco al día aumenta las posibilidades de tener piedras en los riñones en un 23%.

Si se sospecha la presencia de cálculos, evite consumir sal, mostaza y los condimentos en general. Beba 8 vasos de agua al día e inicie una rutina de ejercicios diaria para mantenerse en buena forma.

Reserve su cita con el Dr. Juan Carlos Sánchez y cuente con el apoyo de un médico urólogo con amplia experiencia brindando diagnósticos oportunos para esta y otras enfermedades urológicas. ¡Recuerde que prevenir es salud!